Gira tu dispositivo para una experiencia óptima

EN · ES · DE

5 días

Gastronomía

Naturaleza

Cádiz relax

Sabores de la tierra


1

Tradición gastronómica

Los platos hechos con recetas de las abuelas gaditanas no sabrían igual de bien sin las papitas de Conil, el aceite de Olvera, el solomillo de ternera retinta de Vejer, los espárragos de Alcalá del Valle, la chachina de Torre Alháquime y el  vinagre de Jerez, por un poner. La gastronomía de la provincia de Cádiz está relacionada con los productos que se recogen en sus campos y mares. Y los productos que aquí se recogen tienen que ver con las peculiaridades del suelo, los efectos de los vientos, las temperaturas, las lluvias, la situación geográfica y un montón de causas más que vas a descubrir en este viaje. ¿Todo listo para empezar? ¡Pues vamos!.

Comenzamos en Villaluenga del Rosario. Este pequeño pueblo de menos de 400 habitantes, enclavado en el parque natural de la Sierra de Grazalema, tiene el mérito de contar con la densidad más alta de industrias queseras por habitantes de Andalucía. Por el precio casi simbólico de un euro, realizaremos una visita guiada por el museo del Queso. Nos hablarán de la técnicas de producción del queso en la Sierra de Cádiz, las cualidades del queso de Villaluenga, las razas autóctonas payoyas y merina grazalemeñas y los esfuerzos por recuperarlas de la extinción. Y encima, si nos llevamos algo de la tienda, nos descuentan el euro de la entrada. Las visitas son de 10:00 a 14:00 h. de jueves a domingo. Fuera de ese horario, hay que avisar a los teléfono 636 306 235 – 638 393 075 

(Debido a la crisis sanitaria, es posible que no regresen a la actividad hasta septiembre) 


Inserta aquí una nueva sección

2

Hecho en La Sierra

También saben mucho de quesos en El Bosque, nuestra siguiente parada. Si queremos seguir con la cata de quesos, en el centro de interpretación del Queso hay una tienda con quesos de producción local. No obstante, nuestra intención es visitar el museo Molino de Abajo. Es uno de los pocos molinos hidráulicos que quedan en funcionamiento en nuestro país. En este recorrido realizarás un viaje en el tiempo, hasta cuando el molino era punto de encuentro para los vecinos y descubrirás cómo se aprovecha el caudal del río que pasa por el municipio para moler el trigo. La tarifa para visitar el museo es de 3 euros (reservas en el 956 716 219)

(El museo está cerrado hasta que termine la crisis sanitaria)  

Por cierto, que en la panadería del Molino de Abajo hacen unos molletes muy famosos en la comarca. Puedes probarlos mañana por la mañana en el desayuno que te recomendamos en la Venta Julián. En este mismo establecimiento puedes almorzar estupendamente. O a lo mejor te apetece subir hasta Benamahoma, sentarte en la agradable terraza de la Venta El Bujío y almorzar con el relajante sonido de la corriente del río Majaceite de fondo.

Por la tarde, tenemos planeada visita al jardín botánico El Castillejo. Descubriremos y comprenderemos las especies vegetales propias del parque natural en que nos encontramos: acebuches, encinares, quejigos, helechos... Algunas de ellas, como los pinsapos, están en peligro de extinción. La entrada es libre. 
Si necesitas alojamiento, no hay problema. Tienes a tu disposición los hoteles Las Truchas, Enrique Calvillo o El Tabanco, además de posadas y alojamientos turísticos.



3

Para dulces paladares

Después de un buen desayuno de mollete con aceite de la Sierra de Cádiz o manteca colorá, ponemos rumbo a Arcos de la Frontera. Hemos quedado con la guía de las bodegas Huerta de Albalá para hacer un recorrido por las instalaciones con el que conoceremos todo el proceso de elaboración de sus vinos. La visita estándar dura como hora y media. Nos llevará por los viñedos de la casa, las salas de fermentación, barrica y embotellado y disfrutaremos de una degustación de tres de sus vinos: Barbazul blanco, tinto y Taberner. Nosotros hemos contratado una versión que incluye cata maridada con tapas frías (quesos y chacinas de la zona), aunque hay disponibles más posibilidades.

A ver, hacemos recuento. Llevamos quesos de Villaluenga y El Bosque, molletes, vinos de la Sierra de Cádiz... ¡Vamos a por la miel! En la provincia de Cádiz, la capital de la miel es Prado del Rey. En otoño suelen celebrar una feria de muestras, conferencias y degustaciones con este dulce manjar como protagonista -cuando probéis miel de la Sierra de Cádiz os daréis cuenta que no habéis comido miel en la vida-. No obstante, nosotros tomamos rumbo hacia Rancho Cortesano, en Jerez de la Frontera. Elaboran miel ecológica procedente de colmenas situadas en la sierra, la campiña e incluso alguna salina de Cádiz y cuentan con un museo para divulgar el apasionante mundo de la apicultura. Además hacen talleres infantiles divertidísimos, actividades  para toda la familia y tienen un restaurante vegetariano... A no ser que quieras participar en alguna actividad concreta, no hace falta pedir reserva, aunque agradecen que se avise con antelación, por aquello de las distancias de seguridad: 635 514 786 (está abierto todo el día; en verano, sólo por las mañanas).

Terminaremos el día con una visita a la bodega Viña La Constancia. Ofertan un montón de visitas, casi a gusto del consumidor A nosotros nos apetece pasear por la viña a caballo, conocer el proceso de elaboración de los vinos, catarlos y brindar por un futuro maravilloso mientras el sol se pone en el horizonte. Inolvidable.



4

Aventura en Doñana

Hoy nos vamos a la Costa Noroeste. En la desembocadura del Guadalquivir, en las marismas del parque natural de Doñana (el parque nacional está al otro lado del río), hay salinas que siguen en funcionamiento. La manera más divertida de conocer toda la simbiosis entre Doñana, las marismas y la historia de las poblaciones vecinas es hacer una ruta guiada en vehículos 4x4. Se puede reservar la experiencia a partir de 2 personas:  A las 10:00 h. no esperan en el centro de visitantes Fábrica de Hielo (avda. Bajo de Guía s/n). La actividad viene a durar unas tres horas, es chulísima y se aprende un montón. No te olvides los prismáticos.

Ahora, iremos a Bonanza, al objeto de estar cerca de nuestra próxima visita. Hemos reservado mesa en el restaurante La Campana (691 110 956). Sirven cocina tradicional marinera: guisos de pescado, aliños, cazuelas... 

Por la tarde, haremos una visita guiada a la lonja pesquera de Sanlúcar. Es lo que ahora llaman “turismo industrial”. Éstas se hacen a partir de las 18:00 h, porque es cuando vuelven los barcos de faenar. Consiste en ser espectadores del ambiente en la lonja, desde que arriban los barcos al puerto pesquero, hasta que se subasta la mercancía. Incluye explicaciones sobre el funcionamiento de la cofradía de pescadores, artes de pesca, tipos de flota... Vivir la experiencia merece la pena y apenas cuesta 8 euros. Las reservas se hacen en el 637 813 404 y [email protected] 

Terminamos la jornada en alguna terracita en Bajo de Guía, admirando cómo el sol se pone y baña el paisaje de colores anaranjados, con un plato de ricos langostinos y una copita de manzanilla de Sanlúcar.



5

Villa de contrastes

Los primeros rayos de sol se cuelan por la ventana y te despiertas. Hoy tenemos prevista visita a la fábrica de quesos artesanales y chacinas El Bucarito, situada en Rota. Es una experiencia muy chula, sobre todo para los peques. Veremos las cabras pastando y conoceremos sus técnicas de producción de quesos de forma artesanal. Hay que reservar.

En Rota también mola mucho ver, comprar y comer en el mercado de abastos (puedes informarte si las visitas guiadas al mercado y la lonja están disponibles en el 956 846 345). El mercado se sitúa sobre el antiguo convento de la Merced, (S XVII), del que apenas quedan restos en la torre adyacente. Quedó destruida por un terremoto que asoló a la ciudad en 1722. En los puestos encontrarás productos frescos de la zona: frutas, pescados, carnes... Huerta y mar, historia y  vanguardia, español y estadounidense, urbe y naturaleza... Rota es una localidad que ha hecho de sus contrastes un valor diferenciador que puede apreciarse sin salir de este edificio.

No te costará encontrar algún establecimiento hostelero en el que degustar urta a la roteña, plato típico donde los haya. No te vayas de Rota sin probarlo.



6

Los auténticos reyes de la dehesa

Después del almuerzo, nos trasladamos a Medina Sidonia. Primero vamos a comprar alfajores (un dulce típico local de tradición árabe) en la confitería Sobrina de las Trejas. El despacho está abierto todo el día.

Luego vendrá a recogernos el guía de nuestra siguiente visita. Hemos concertado con la empresa Ruta Siete un recorrido guiado en 4x4 para observar las ganaderías extensivas de toro bravo y retinta en su hábitat natural. Cruzaremos el parque natural de la Breña y Marismas de Barbate y conoceremos la relación entre estas razas de ganado y la gastronomía de la provincia de Cádiz, reservar en el 610 962 155.

De vuelta en Medina, en el restaurante Cabeza de Toro la carta ofrece rabo de toro y chuletón de ternera retinta. Ejem, no te digo nada. Pasaremos la noche alojados aquí mismo, en una antigua casa palacio: el Hotel Medina Sidonia. ¿Prefieres un ambiente más familiar? En La Villoría estarás genial. Hay más propuestas de alojamientos aquí.



7

Vistas al Mediterréneo

Cogemos el coche y enfilamos hacia Barbate. Tenemos reserva en Herpac para conocer los procesos de elaboración de sus salazones, ahumados y conservas (608 085 922). Las visitas en grupos grandes son habituales. Como nosotros viajamos a nuestro aire, nos merece la pena pagar una experiencia personalizada y que comience con un ronqueo de atún rojo (despiece). En temporada de pesca de atún rojo (primavera) la visita VIP puede incluir ronqueos a diario. El resto del año, sólo lunes, martes y jueves. Si eres muy VIP y quieres hacerla otro día, debes saber que tienes reservar con un mínimo de 72 horas.

Para saborear saborear deliciosos platos de tartar de atún, morrillo de atún, arroces y guisos marineros puedes almorzar en La Esquina del Tofe. Aunque nuestra intención es poner rumbo a Algeciras. Queremos pasarnos por el mercado de abastos más colorido de la provincia antes de que cierre. La plaza, como lo llaman aquí, es un edificio racionalista obra de Eduardo Torroja, construido en la década de los 30 del siglo pasado. De planta octogonal y con una enorme cúpula voladiza, es uno de los hitos arquitectónicos de su tiempo en la provincia. Hoy día su belleza arquitectónica queda quizá diluida por el crecimiento urbano. A cambio, podemos disfrutar del bullicio, los aromas, sabores y colores propios de la mezcla de culturas que conviven en Algeciras.

Almorzaremos en algún local de cercana plaza Alta. A la tarde, iremos al parque del Centenario y haremos el sendero que discurre en su interior. Hay varios miradores que ofrecen unas vistas magníficas de la costa de Algeciras, la Bahía y sus peculiaridades geológicas (flych, acantilados, pequeñas calas...) y el Peñón de Gibraltar. Pasarás por las ruinas del Fuerte de San García (S.XVIII) y varios búnqueres. Admirar la puesta de sol desde la Torre Mirador es una experiencia indescriptible. Casi tanto como llegar arriba, a poco que tengas un poquito de vértigo. Merece la pena un selfie desde aquí para recordar nuestro viaje.
Para quedarte, la ciudad ofrece hoteles muy modernos, pero si quieres uno con historia, elige el Reina Cristina.



8

itinerario y recorrido

Kilómetros: 320 km.
Conducción estimada: 5 horas.
Días recomendados: 5 días.
Atractivos: Gastronomía y Naturaleza.
Ver recorrido en mapa: Google Maps



COMPARTIR