Rutas del flamenco

RSS Bookmark Enviar a un amigo/a Cuaderno de Viaje
scroll left
  • Peña Cultural Flamenca "La Petenera"
  • Centro Municipal de Arte Flamenco "La Merced"
  • Cádiz
  • Flamenco
  • Gloria Galdón - Clases de Flamenco
  • Flamenco
scroll right

Está aceptado por los entendidos que el flamenco, en su estado más puro, se concentra en la Baja Andalucía, entre las provincias de Sevilla y Cádiz siendo Jerez, "los Puertos", Puerto de Santa María y Puerto Real, y la propia ciudad de Cádiz, sus más activos e importantes focos,

La provincia de Cádiz, privilegiada para los aficionados al cante, al baile y al rasgueo de la guitarra, es hito fundamental en los itinerarios del flamenco, la expresión artística que es distintiva de Andalucía. En esta tierra forjadora de cantes "alegrías", "petenera", "tanguillos", "cantiñas", "mirabrás", "bulería", "romeras", y de la creación de los "tangos" y que es cuna de grandes intérpretes, cantaores, bailaores y guitarristas, el legado flamenco se manifiesta como un elemento cultural, social y estético íntimamente ligado a las ferias y a las reuniones festivas, incluso familiares, y que además se ofrece en numerosos festivales, peñas, tertulias, tablaos y sociedades que promueven su divulgación y posibilitan su conocimiento y disfrute.

San Fernando vio nacer a Camarón de la Isla y a Sara Baras, Chipiona a Rocío Jurado. De Sanlúcar es Manolo Sanlúcar y Paco de Lucía de Algeciras. Y en Jerez, grandes maestros, José Mercé, la Paquera de Jerez, Manuel Morao, Lola Flores, entre otros. Y en Cádiz, Chano Lobato, Pericón de Cádiz , el Beni  Rancapino y tantos otros grandes nombres salidos de esta provincia.

Nuestras rutas

La provincia de Cádiz forma parte del itinerario de dos rutas incluidas en los Territorios Flamencos de la Junta de Andalucía: La Ruta del Compás del Tres por Cuatro "Los Cantes Básicos" que pasa por Jerez  y da cuenta del cante y los cantaores que han hecho posible palos tan originarios como la soleá o la bulería. La Ruta de la Bajañí va de Algeciras a Sanlúcar de Barrameda  pasando por Jerez y tiene como objetivo mostrar los orígenes de la guitarra flamenca.

1.- Jerez, Cádiz y los Puertos 

Los más destacados templos levantados en Jerez a partir de su conquista cristiana, nominan los enclaves urbanos más castizos de esta ciudad. Así, la magnífica iglesia de Santiago es el corazón de uno de los barrios con mayor sabor flamenco de Andalucía, donde las "bulerías" suenan con  el vertiginoso ritmo de la guitarra y el baile. Tradicional asentamiento de la comunidad gitana, Santiago ha sido cuna de generaciones de "cantaores", "bailaores" y "guitarristas" cuyo arte íntimo y profundo continúa aflorando en el ambiente de sus calles y peñas. Por San Miguel, el otro barrio jerezano de tradición flamenca, parece persistir la sombra de la voz rasgada del gran Manuel Torre y el eco del temperamental taconeo de la mítica Lola Flores.

Jerez, una de las ciudades más versadas en flamenco de toda Andalucía, es un buen lugar para gustar del ambiente en que se desarrolla este sentimiento íntimo y tan representativo de la cultura popular andaluza cuyos conocimientos pueden ampliarse con la visita al "Centro Andaluz del Flamenco", ubicado en el dieciochesco Palacio de Pemartín del barrio de Santiago.

Los Cantes de Ida y Vuelta

La acertada expresión "cantes de ida y vuelta", debida al escritor gaditano Fernando Quiñones, hace referencia a la influencia recibida por la música española que, tras tomar carta de naturaleza en la América caribeña con la incorporación de aditamentos africanos, fue reexportada a España para aflamencarse finalmente tras hacer su entrada por Cádiz y su Bahía- El Puerto de Santa María y Puerto Real-. "Guajiras", "colombianas", "rumbas", "milongas", "boleros" y "tangos" conforman un elenco musical andaluz-americano integrado a la perfección en el acervo folklórico gaditano.

La "rumba flamenca clásica", con su aire entre gaditano y cubano, alcanzaría en Cádiz, en las voces de "Pericón de Cádiz" y de Chano Lobato, su perfección artística, siendo estos cantantes grandes maestros también del cante por excelencia de la Tacita, las "alegrías de Cádiz".

Incluso la música del Carnaval gaditano, hasta en los temas de las letras de sus coplas, ha estado marcada históricamente por un clarísimo aire caribeño que también se extiende al origen de ciertos instrumentos carnavalescos como el clásico pito que, en principio, fue de caña y papel como se sigue utilizando en tierras americanas.

En el Centro de Interpretación del Flamenco de Cádiz puede acercarse a través de las nuevas tecnologías a conocer y comprender mejor este arte singular y podrá además disfrutar de actuaciones y espectáculos degustando una copa de vino de la tierra en su Taberna flamenca. 

2.- La Ruta de Camarón

Por San Fernando, cuna del malogrado José Monge "Camarón de la Isla", se desarrolla un recorrido sentimental que evoca la mítica figura de este genial intérprete del flamenco y que nos lleva, desde su casa de nacimiento, en la calle del Carmen, a la fragua familiar, al monumento con estatua sedente que en honor del cantaor esculpiera Antonio Mota, a la peña flamenca de su nombre en la calle Manuel Arriaga, a la taberna La Sacristía desde donde a la Venta de Vargas donde se dio a conocer de niño y se exponen numerosos recuerdos fotográficos de la vida del artista, y al panteón del cementerio local, obra de Manuel Correa y Alfonso Berraquero, donde reposan sus restos. Contactar con  Oficina de Turismo.

3.- Ruta de la bajañí  (o ruta de la guitarra)

El término "bajañí" es la denominación que se le da a la guitarra en la jerga  gitana. La Ruta de la Bajañí, que pasa por la tierra natal de Camarón y Paco de Lucía, invita a visitar la provincia de Cádiz todo el año; un circuito turístico que tiene como protagonista los lugares vinculados con la guitarra flamenca y sus mejores artistas

Itinerario

 Va de Algeciras a Sanlúcar, pasando por Jerez y San Fernando y enlaza con Morón de la Frontera (Sevilla).

 Ruta de Paco de Lucía

En Algeciras nació Paco de Lucía, en el barrio del Rinconcillo, un paseo por el lugar, con una visita a la casa natal, servirá para comprender el sacrificio que tuvo que hacer el genio de Algeciras para salir adelante en una situación tan limitada. Y luego continuar por otros lugares, la plaza del Ayuntamiento, para ver su estatua, también el conservatorio que lleva el nombre de Paco de Lucía como muestra de esta querencia por parte de sus paisanos, la Sociedad de Cante Grande. Tampoco está de más la visita al cortijo La Almoraima, a las afueras de la localidad, en la que Paco se inspiró para componer una bulería con influencias arabescas que aún hoy sigue siendo considerada una de las más bellas de la historia de la guitarra.

La figura de Paco de Lucía no finaliza en su localidad natal. A unos kilómetros, en San Fernando,  el guitarrista se dejó la otra mitad de su leyenda: Camarón de la Isla. El recorrido por la Isla de León debe partir de la casapuerta en la que José Monge Cruz dio sus primeros pasos antes de cruzarse con Paco de Lucía y formar uno de los dúos más grandes que ha dado el flamenco.

Y así llegamos a Jerez de la Frontera. Uno de los lugares más interesantes es, sin duda, el Arco de Santiago, un bar frecuentado por todos estos maestros en el que la guitarra, como el cante, son temas de conversación continua, la Taberna Flamenca, por donde para El Torta y los Mijita, y el Lagar del Tío Parrilla. Y luego está la saga de los Morao, Manuel Morao y los Gitanos de Jerez ponen en escena un espectáculo por algunas de las muchas peñas flamencas de los barrios de Santiago y San Miguel, el gran Moraíto Chico fallecido recientemente y que acompañó a grandes como José Mercé. No olvidemos a tantos otros, Paco Cepero, Tomatito.... O Gerardo Nuñez, gran guitarrista de flamenco-jazz.

En Sanlúcar de Barrameda termina este camino por la esencia del toque jondo. Isidro Sanlúcar, padre del maestro Manolo Sanlúcar, del gran productor y tocaor Isidro y de José Miguel Évora, fue el venero del que brotaron las aguas de la escuela sanluqueña. Y lo justo, pues, es arrancar a andar desde su vieja panadería del barrio Alto para conocer los entresijos de su arte. Es importante también visitar el Conservatorio, ya que Manolo Sanlúcar ha puesto sus cinco sentidos en él para intentar introducir la guitarra flamenca como disciplina de estudio y sus influencias allí son muy evidentes.

En el bodegón A Contratiempo tiene buenos espectáculos flamencos con las nuevas generaciones de bailaores, guitarristas y cantaores de la provincia. Además también es posible seguir cursos diferentes de flamenco.