El marco de Jerez  está formado  por ocho  municipios  de la  provincia de Cádiz -Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda, Chiclana de la Frontera, Chipiona, Puerto Real, Rota y Trebujena- y uno de la provincia de Sevilla -Lebrija-.

Situado en el extremo sudoeste de Andalucía, es el privilegiado triángulo geográfico delimitado por la desembocadura del Guadalquivir, el Parque Nacional de Doñana, el océano Atlántico y la campiña de Jerez regada por el río Guadalete, un microclima muy especial que regala 300 días de sol al año. 

Chiclana encierra una suma de atractivos -historia, gastronomía, arte, naturaleza, playas, deportes- con un común denominador: la cultura del vino que se respira en todos los rincones. Vinos que se elaboran a partir de las uvas palomino y moscatel de los 300 pequeños viñedos que rodean la ciudad.

Con una decena de "bodegas de producción", algunas con ciento cincuenta años de solera, tanto nuestros mostos, como nuestros finos, olorosos y moscateles están elaborados de acuerdo a los más cuidados procedimientos artesanales, en combinación con las técnicas más modernas en todo el proceso de vinificación, para salvaguardar la máxima calidad en el producto final.

En nuestra "Guía de Recursos Bodegueros" se recoge casi medio centenar de marcas de vinos portentosos que hoy siguen abanderando una cultura vitivinícola que se renueva con la aparición de sorprendentes blancos de mesa y balbucientes tintos.

La gastronomía chiclanera participa de las excelencias peculiares de la gastronomía andaluza en general, si bien posee elementos que le confiere un carácter genuino.
La repostería, con una amplia gama de especialidades pasteleras, ha sido objeto de merecida fama en la comarca. En este capítulo es obligado mencionar la "torta de almendra" que se elabora en el convento de las RR.MM. Agustinas Recoletas. 

La gastronomía chiclanera participa de las excelencias peculiares de la gastronomía andaluza en general, si bien posee elementos que le confiere un carácter genuino.
Excelentes embutidos, que, siguiendo procedimientos artesanales, ofrecen especialidades como la butifarra, chicharrones, longaniza o morcilla muy apreciados.